Deficiencias asociadas a los ensayos de penetración

17.3 Deficiencias asociadas a los ensayos de penetración

La trasposición de los resultados obtenidos de los ensayos de penetración hacia el cálculo geotécnico adolece de ciertas deficiencias conceptuales y prácticas, que, en muchas ocasiones, representan un problema irresoluble.

La relación entre dichos resultados y las propiedades reales del terreno se basa siempre en un contraste experimental, es decir, en correlaciones de fundamento empírico. En realidad, los resultados que se obtienen de estos ensayos no representan en sí mismos ninguno de los parámetros definidos como descriptores geotécnicos: resistencia (cohesión drenada o no drenada, rozamiento interno) y deformabilidad intrínseca (módulo de deformación, coeficientes de compresibilidad) no pueden ser evaluados directamente a partir de estas metodologías.

De otro lado, los mismos ensayos adolecen de un problema de escala, o de representatividad, significativo, pues involucran un volumen de material reducido, mientras que una cimentación, un desmonte, un terraplén… involucran un volumen superior en órdenes de magnitud.

De otro lado, en suelos bien de granulometría gruesa, o bien con una estructura o textura cuya escala trascienda al tamaño de grano, el volumen afectado por el ensayo puede no ser el adecuado.

Aquí una reflexión crítica y algo ácida al respecto.

Como consecuencia, todos los parámetros del terreno que se obtienen de los ensayos de penetración provienen de una correlación empírica entre sus resultados y las propiedades del suelo. En tal consideración, dichas correlaciones deben ser utilizadas exclusivamente con el adecuado soporte y contraste de experiencia, especialmente en el entorno geológico en el que se trabaje.

Esta entrada fue publicada en ensayos "in situ" y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.